Loader Image
  • Contacta con nosotros:+34 636 157 704

LIBERTAD, DESAPEGO, VISIÓN Y DECISIÓN

Representación del principio espiritual, el gran espíritu. La vida del águila  transcurre a pleno sol, es por tanto un animal solar, El Águila es el más sagrado de los animales de casi cualquier chamán de cualquier tradición, es el signo en sí del chamanismo. El águila puede llegar a vivir incluso hasta los  setenta años. Pero para llegar a esa edad, más o menos cuando a partir de los 40 años, tiene que tomar una seria y difícil decisión.

A los cuarenta años, sus uñas se vuelven tan largas y débiles  que no puede sujetar a las presas que caza, y de las cuales se alimenta. El pico, alargado y en punta, se le curva demasiado y ya tampoco  le sirve. Sus alas están ya envejecidas pues le han crecido demasiado sus plumas, y volar se vuelve muy difícil.

En ese momento, sólo tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse. El águila vuela a lo alto de una montaña y se refugia  en un nido próximo a un paredón donde no necesita volar y se sienta más protegida. Una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza a golpear la roca con el pico hasta arrancárselo. Luego espera que le nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una sus viejas y sobrecrecidas plumas.

Y es así que después de todos esos largos y dolorosos  meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros treinta años más. Valiosa enseñanza la del águila: el sacrificio y la autopurificación tienen su premio siempre. Pues el águila, al igual que el ave Fénix, vuelve renovada y vigorosa al mundo.  Este doloroso proceso de renovación le llevará más de 6 meses

Águila tótem  enseña a ver todos los problemas desde arriba, desde las alturas, no desde dentro. El águila te enseña a ver las cosas como si fueras el mero espectador de una película. Águila es el único animal del mundo totémico que tiene una especie de “zoom” en los ojos, es por ello que muchos chamanes escogen al águila como soporte en sus rituales, pues al entrar en la esfera del águila, ven cualquier tema  desde un ángulo tan elevado, que vuelven siempre con las respuestas adecuadas. Nos enseña a ser meticulosos en nuestro trabajo, a hacer lo que hagamos con profesionalidad y responsabilidad. Y, sobre todo, nos enseña a superarnos, a auto-curarnos, a ser libres, a llegar al Gran Espíritu.

El águila como tótem personal, aporta fuerza, renovación, vitalidad, pasión, valentía, nobleza.

El águila simboliza la altura, la conexión con lo divino debido a su proximidad al sol y, sobre todo, el principio de la espiritualidad.

Visión, creación, es el cielo en la tierra. Conexión con el alma, con la identidad superior. Es luz y clarividencia, valentía y equilibrio, libertad y desapegos. Fortaleza, decisión. El águila dice “trasciende y vuela más allá de lo que tus ojos te muestran”.

Iluminación del espíritu. Aporta el equilibrio necesario de la tierra sin estar en ella.


Details